Citología Cervical o Papanicolau

Edwin Antezana Fernandez - Ginecólogo - Obstetra

El cáncer de cuello uterino es la neoplasia más frecuente en mujeres en países en desarrollo. Y es la segunda causa de cáncer en el mundo.

La causa del cáncer de cuello uterino es la infección por el HPV (Papiloma virus humano por sus siglas en inglés), que puede causar degeneración de las células de la zona de transición.

Este virus se transmite por vía sexual y gran parte de la población mundial lo tiene, lo que no quiere decir que vaya a desarrollar cáncer de cuello uterino. Solo una pequeña proporción de las mujeres infectadas con HPV llegan a desarrollar el cáncer de cuello uterino; pero al no saber cuáles son esas pacientes en mayor riesgo, se realiza el Papanicolau a todas las mujeres que iniciaron su vida sexual.

¿Qué es?

La citología cervical o también conocida como test de Papanicolau, es un examen microscópico que se hace de las células descamadas del cuello uterino.

Tiene como principal objetivo el de determinar cambios celulares pre neoplásicos.

Desde su introducción en los protocolos médicos, este método ha reducido la incidencia del cáncer de cérvix, en un 70 a 75%.

¿Cómo Se Hace?

La paciente debe encontrarse en posición ginecológica para poder realizar la prueba.

El ginecólogo introduce es espéculo vaginal para poder visualizar el cuello uterino. Posteriormente se procede a realizar la toma de la muestra con el cepillo endocervical o con la espátula de Ayre.

Es posible que la paciente presente unas gotas de sangrado tras el procedimiento, que cederán de manera espontánea, y no representan una complicación del mismo.

Se extienden las células en un portaobjetos y se fijan con un aerosol, para después ser enviadas al laboratorio de patología para su lectura.

¿Cuándo se debe realizar?

El estudio debe ser realizado por todas las mujeres que iniciaron su vida sexual, y repetido de manera anual, como parte de su revisión ginecológica rutinaria.

¿Cómo se Leen los Resultados?

Los resultados le serán remitidos a su médico ginecólogo, quien realizará la lectura de los mismos. Un resultado negativo indica que no hay lesiones pre neoplásicas.

Los hallazgos positivos, le serán explicados, de manera individual. Es importante hacer notar que la prueba de Papanicolau es un test de pesquisa, pero no diagnóstico. Lo que quiere decir que en caso de que se presente un resultado positivo (LIE, ASCUS, ASCH, etc) el ginecólogo está obligado a confirmar la sospecha diagnóstica mediante otros estudios, tales como la colposcopía, biopsia cervical, detección de HPV, etc.

¿Cómo Debo Prepararme?

La paciente debe acudir a su cita, con abstinencia sexual de al menos 24 horas, sin haberse realizado duchas vaginales ni usado tampones.

Es recomendable que no se encuentre en sus días de menstruación. Si se evidencia infección vaginal importante, es posible que el ginecólogo difiera la toma de Papanicolau, hasta controlar la infección.

¿En caso de tener una prueba de Papanicolau anormal, me puedo curar?

Los índices de curación son muy altos, especialmente en los casos que se realiza el diagnóstico de manera temprana.

Por lo tanto al realizarse una mujer su examen anual de Papanicolau, las probabilidades de encontrar alteraciones en el cuello uterino, en etapas iniciales, son elevadas. De esta manera se instauran tratamientos tempranos y menos agresivos.